LA MUJER SOLA, UNA OBRA MAGISTRAL. N° 43 . ABRIL / AVRIL 2014 . 5º AÑO / 5E ANNÉE

No hay manera de escaparnos de nuestro destino, las tareas que nos asignaron antes de llegar a este mundo son emisarios permanentes que se encargan de recordarnos nuestra misión.

Olivia Solano, es la definición viva de que cuando la pasión se encarna en alguien da como resultado el talento, saltando a la vista con solo tener una conversación e intercambiar algún tema con ella.

Esta joven actriz, ecuatoriana de origen, y con raíces indígenas, llega a Madrid España muy joven, pero no permanece mucho tiempo allí, trasladándose a Barcelona donde encontró lo que se identificaba con su sueño.

En Barcelona se involucra en el arte, su pasión, y trabaja en una emisora de radio, donde le dieron la oportunidad de vivir una experiencia que le ha servido en su trayectoria.

Participó en el cortometraje SIMON, LA PROSTITUTA Y EL ABUELO, realizado en España, y ha trabajado en muchas obras teatrales compartiendo con escritores y guionistas españoles.

Desde hace un año y ocho meses se encuentra en Ginebra, y como toda persona que tiene una pasión, que supera la profesión, se ha embarcado en un proyecto, realizando un monologo titulado LA MUJER SOLA.

El monólogo está basado en la obra Darío Fo, dramaturgo y Premio Nobel de Literatura en 1997 y su compañera Franca Rame, actriz, fundadores de su propia compañía de teatro entre 1959-1968.

Esta obra trata de una mujer repleta de electrodomésticos, pero vacía de libertad, habla con su vecina desde la ventana, es una mujer marginada, utilizada y reprimida por su esposo y otros miembros de la familia.

A consecuencia de ello, se acostumbra a la soledad acompañándose únicamente por la radio, el tocadiscos y la televisión. La obra se desarrolla en el momento en que María, que ya lleva más de un mes encerrada en su casa (sin salir para nada) le relata a otra mujer recién llegada al vecindario, entre risas y llanto, el porqué de su situación. Encuentra en su nueva vecina el desahogo que le faltaba y está encantada de tenerla como interlocutora.

Este monólogo es una sátira social, historia tragicómica de una mujer que intenta alcanzar sus deseos y mantener vivos sus recuerdos, aunque éstos vayan apagándose en un entorno cotidiano, violento, y asfixiado por la soledad.

El personaje que encarna Olivia Solano existe en nuestra sociedad, a diario vemos mujeres en pugna por mantener la dignidad e igualdad social, sexual, laboral o familiar, cuenta con una gran carga cómica y crítica, interpretado magistralmente por esta mujer, a quien puedo definir como valiente , luchadora e incansable.

Esta obra se desarrolla en tan solo 45 minutos, tiempo que pasa acelerado ya que los presentes se involucran tanto, que al terminar sienten la sensación de querer continuar pegados a sus asientos. Al finalizar, esta bella actriz, simpática por demás, comparte con su público haciéndose fotos y contestando a sus preguntas.

La inclusión de obras como esta, que retratan una realidad pura y latente en esta sociedad tan acelerada, en donde los teléfonos portables, las tabletas, el Facebook, whatsapp y la mayoría de las redes sociales, nos están robando el sentido de la humanidad. Ayuda también a la integración familiar, mostrándonos la cruda realidad que viven muchos, pero que a simple vista, no podemos notar.