8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

El origen de éste día tiene sus raíces en las luchas y las múltiples manifestaciones de mujeres exigiendo mejores condiciones laborales, igualdad de salarios entre hombres y mujeres y el derecho al voto, así, el 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban, ésta protesta sumada a otros acontecimientos similares en años posteriores fue el punto de partida para éste gran movimiento: “EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER” Aquellas reivindicaciones de mujeres valientes, nos dejaron un ejemplo a seguir y hoy mujeres de todo el mundo luchamos por nuestros derechos, porque a pesar de que el movimiento es mundial, en algunos países, nacer mujer conlleva superar muchos obstáculos para gozar de derechos fundamentales o simplemente para seguir con vida, parece que en algunos sitios la vida de una mujer no vale nada, cada día mujeres y niñas se enfrentan a una serie de discriminaciones y abusos a lo largo de su vida lo que afecta negativamente a su desarrollo personal, familiar y profesional. En España, en lo que llevamos de año, 2018, ya han muerto 9 mujeres por violencia de género, mientras que en 2017 el Estado cerró el número de feminicidios con 99 mujeres muertas en manos de hombres, por otra parte, la media de diferencia de los sueldos entre los hombres y las mujeres es del 23% y el 100% de las mujeres refugiadas sufren violencia de género, según cifras oficiales. Por eso, cada 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, aunque creemos que el 8 de marzo tendría que ser todos los días, hacemos un llamamiento los 365 días del año, un llamamiento diario para avanzar y recuperar los derechos de las mujeres. En el mundo entero millones de personas se están movilizando en busca de un futuro mas justo para las mujeres, movilizaciones y huelgas feministas para el Día Internacional de la Mujer están convocadas en más de 150 países, luchando por una sociedad más justa e igualitaria. «La igualdad es una necesidad vital del alma humana. La misma cantidad de respeto y de atención se debe a todo ser humano, porque el respeto no tiene grados». Simone Weil, filósofa francesa fallecida en la década de los 40.