INMIGRACIÓN, UN TEMA SIEMPRE ACTUAL IMMIGRATION, TOUJOURS UN THÈME ACTUEL

La migración humana, es cualquier movimiento de seres humanos de una localidad a otra, a menudo a largas distancias y en grandes grupos. Se sabe que los humanos han emigrado extensamente durante la prehistoria y la historia humana, en los tiempos modernos el movimiento de poblaciones ha continuado bajo la forma de migración voluntaria dentro de la propia región, país o más allá, (inmigrante económico) y la migración involuntaria (que incluye el tráfico de seres humanos, la limpieza étnica, desplazamientos a consecuencia de guerras y/o conflictos armados).
En la actualidad, la inmigración parece estar provocando más titulares ya que a medida que el mundo se globaliza en términos de economías, comercio e inversión y las fronteras se abren más fácilmente para un flujo más libre de bienes y productos, donde supuestamente la gente es más libre de moverse por el mundo, vemos que la realidad migratoria en 2017 es otra muy diferente, un fenómeno marcado por el desplazamiento a gran escala de miles de personas de diversas partes del planeta.
Al sudeste de Asia y África, por ejemplo, donde más de 630,000 refugiados de Rohingya cruzaron a Bangladesh desde Myanmar durante el último trimestre de 2017, huyendo de la violencia del ejército birmano, este desplazamiento fue resultado de lo que las Naciones Unidas llamaron un «ejemplo de limpieza étnica»,y marcó la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo, su velocidad y escala han desafiado a los gobiernos y a las organizaciones de ayuda humanitaria a responder eficazmente.
El conflicto en Sudán del Sur causó al menos 668,000 desplazados. Millones de personas apartadas de su país no pudieron regresar a sus hogares, y un sinnúmero de personas se encontraron nuevamente desplazadas. Algunos países de primer asilo, como Uganda y Turquía, fueron en gran medida complacientes, mientras que otros, como Jordania y Líbano, presionaron a los refugiados para que se fueran.
En América Latina, la migración aumentó en 2017, desafiando a los gobiernos a mantenerse al día con los flujos migratorios. Brasil, Colombia y Perú trabajaron para procesar un número récord de solicitudes de asilo venezolanas y lanzaron programas especiales de visas para algunos recién llegados. En España también se apreció la afluencia de venezolanos solicitantes de protección internacional.
Por su parte los líderes europeos persiguen acuerdos de migración con los países del norte de África buscando frenar las llegadas marítimas a través del Mediterráneo. Italia llegó a un acuerdo con Libia para brindar apoyo en la lucha contra la migración ilegal y los contrabandistas, Alemania firmó acuerdos de cooperación con Egipto y Túnez.
Mientras tanto, miles de afectados y afectadas continúan sin encontrar una respuesta a su situación, viviendo en carpas, pasando frio, hambre, sin educación, sufriendo todo tipo de abusos. Lo que nos lleva a cuestionar los cambios políticos a la derecha en los Estados Unidos y partes de Europa, y diversos enfoques de gestión de la inmigración en todo el mundo con limitaciones económicas y los costos humanos, producto de acuerdos entre los Estados.