VIOLENCIA DE GÉNERO PANDEMIA UNIVERSAL

La pandemia es una enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región, por ejemplo: se produce una pandemia de gripe cuando surge un nuevo virus gripal que se propaga por el mundo y la mayoría de las personas no tienen inmunidad contra él, del mismo modo se propaga la violencia de género, como un virus muy potente que está carcomiendo la sociedad, una lacra que no conoce fronteras y que nos afecta a todos, en todos los rincones del mundo. La violencia contra las mujeres no se limita a una sola región, sistema político, cultura o clase social, está presente en todos los niveles de todas las sociedades del mundo. Sucede en tiempo de paz y empeora durante el conflicto.
Las Naciones Unidas han definido la violencia contra las mujeres como violencia de género, para reconocer que tal violencia está arraigada en la desigualdad de género y es a menudo tolerada y aprobada por leyes, instituciones y normas comunitarias. La violencia contra la mujer no sólo es una violación profunda de los derechos humanos, sino también un costoso impedimento para el desarrollo nacional de un país.
La violencia de género se presenta de muchas formas a lo largo de todo el ciclo de vida de una mujer, desafortunadamente, la base de conocimientos sobre iniciativas eficaces para prevenir y responder a la violencia de género es relativamente limitada, pocos enfoques han sido rigurosamente evaluados, incluso en los países de altos ingresos.
Una de cada tres mujeres sufre de violencia de pareja, esto representa más de 800 millones de mujeres en el mundo, estas personas pueden sentirse atrapadas, tener miedo, muchas veces estas mujeres tienen una vida restringida, las que piensan en irse del hogar temen acabar sin dinero o perder a sus hijos, puede ser difícil para ellas saber en quien confiar o a quien acudir, con el tiempo su autoconfianza disminuye tanto que una vida sin violencia pasa a ser solo un recuerdo distante.
«Ninguna cultura, ninguna nación, ninguna mujer – vieja o joven – es inmune a esta violación de derechos humanos». Debemos sensibilizarnos, educarnos y ponernos en marcha para erradicar esta pandemia porque es un tema que nos atañe a todos y todas y depende de cada uno de nosotros y nosotras eliminar la violencia contra las mujeres y niñas.

“Para mí, la felicidad consiste en gozar de buena salud, dormir sin miedo, y despertarme sin angustia”. Françoise Sagan