RETORNAR AL MAR CAUTIVO 1

Creemos que escribir e ingresar en el terreno de indicar aspectos históricos puede no ser apropiado considerando la basta bibliografía que existe sobre este hecho cada 23 de marzo para los bolivianos.
Sin embargo me permitiré compartir un sentir sobre este día y también una anécdota sobre la temática en cuestión.
Pues, empiezo en pedir que todos imaginemos cerrando o no nuestros ojos y retrocedamos en el tiempo, e imaginemos hace 137 años como en un feriado cualquiera, en nuestro propio país y sin declaratoria previa de guerra, invasores ingresan a nuestra casa y so pretexto de no sentirse identificados con el Gobierno de turno o el País, a lo cual también responden a la voluntad de negarse a cumplir con la ley, (pago impositivo), nos atacaron, cuyo resultado no fue solo perder enorme cantidad de recursos sino fue el desmembramiento de gran parte de nuestro país y nos arrebataron 120.000 km2 de territorio y 400 km de playa, condenándonos a la mediterraneidad hasta nuestros días.
Ahora, figurémonos 112 años atrás y la firma del tratado de paz y amistad de 1904, las razones, y circunstancias y de ahí en más todo cuanto hicieron nuestros gobernantes por procurar retornar con soberanía a nuestro Litoral.
Vanos fueron los intentos, ya lo sabemos, pero no fueron ninguno de ellos en vano ciertamente, porque si bien nunca se concretó nada entorno al deseo boliviano y su reintegración marítima o su retorno a aguas del pacífico con soberanía, sin embargo, es sabido que Bolivia ha intentado la solución de su enclaustramiento a través de varios procedimientos y que luego ha permitido hacer lo que a partir del 2013 se ha ido gestando: Plantear su demanda en congresos y conferencias internacionales; Obtener el apoyo de países amigos; Lograr un asentimiento del Perú; Conseguir la mediación de los Estados Unidos de América; Realizar con Chile negociaciones directas.
Es así que el año 2011 ante la falta de avances en las conversaciones con Chile y su posición de que no existen asuntos pendientes entre ambos países, el Presidente Evo Morales anunció el 23 de marzo la decisión de acudir a tribunales internacionales para resolver el forzado enclaustramiento marítimo de Bolivia. Hasta ahí referirnos a que el único Presidente boliviano amparado en la Constitución y Clamor Popular ha visto por conveniente que estos tires y aflojas acaben y de una buena vez exista un pronunciamiento al margen de guerra, como país pacifista que somos, y una corte de justica decida en derecho y justica lo que corresponda, es el Presidente Evo Morales.
El 2013 el ex presidente Constitucional y ex Presidente de la Ex Corte Suprema de Justicia de la República de Bolivia, Dr. Eduardo Rodríguez Veltze fue designado como agente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia. El 24 de abril de 2013 la delegación boliviana a la cabeza del canciller Ministro Embajador David Choquehuanca Cespedes y el Agente presentó la demanda marítima ante la Corte Internacional de justicia solicitando:
– Se declare que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia y así acordar se otorgue una salida soberana al océano pacífico y que Chile deba cumplir dicha obligación de buena fe, pronta y formalmente en un plazo razonable y de manera efectiva.
– La demanda marítima de Bolivia se sustenta en la existencia de una controversia jurídica entre Bolivia y Chile relativa al compromiso de ese país de negociar una salida soberana al mar asumido a través de acuerdos, actos unilaterales, práctica diplomacia y una serie de declaraciones atribuibles a sus representantes de más alto nivel.
– Habiendo Chile expresado en el pasado, clara y voluntariamente su compromiso de negociar con Bolivia un acceso soberano al mar en distinta oportunidades, 1920, 1923, 1926, 1950, 1961, 1975 y resoluciones de asambleas generales de la OEA 1980, 1981, 1983.
A raíz de estos argumentos el 24 de septiembre de 2015, la CIJ emitió su fallo mediante el cual determinó su competencia para conocer el fondo de la demanda marítima boliviana. Además, al describir los antecedentes del caso, la corte recogió el hecho de que Bolivia nació a la vida independiente con una costa soberana en el océano pacífico y que Chile invadió militarmente el Litoral sin previa declaratoria de guerra, dando inicio a la llamada guerra del pacífico.
La postura chilena que insistía en que Bolivia buscaba implícitamente la revisión del tratado de 1904, no fue considerada por la Corte Internacional de Justicia, consecuentemente, resolvió seguir adelante con el juicio otorgándole un plazo a Chile para presentar su contra memoria hasta el próximo 25 de julio de 2016.
Por tanto, se ha ganado una batalla y la guerra jurídica continuará hasta que previsiblemente el 2017 conozcamos los resultados finales de esta demanda y el pronunciamiento inapelable de la CIJ.

ANÉCDOTA. Pues hace casi 15 años atrás, la defensa de tesis de licenciatura tuvo como temática justamente el tema marítimo, y se titulaba “PROPUESTA JURÍDICA DE ESTRATEGIA MULTILATERAL PARA UNA POLÍTICA EXTERIOR BOLIVIANA, EN FUNCIÓN A LA REVISION DEL TRATADO DE 1904”, hipótesis que manejaba el hecho de que la multilateralidad iba ser tan importante como importante el plantear ante la CIJ una demanda que permita en mérito a los diferentes ofrecimientos de Chile y lograr la tan ansiada reivindicación marítima.
Y créanme que si la CIJ se ha declarado competente, no solo quiere decir que las probabilidades de que se sienten las partes y una de ellas se obligue a cumplir sus compromisos y signifique la concesión de territorio con soberanía compartida o no al otro, significará de una u otra forma modificar el tratado de 1904 en cuanto a los límites y obligaciones adicionales de las partes, siendo claro que ante todo y por sobre todo por respeto a la Historia, el ejercicio del Sentido Común, la aplicación de la legalidad y en Derecho y en Justica, retornemos al Mar Cautivo.

Capture MAR